La Navidad es un momento del año muy especial para disfrutar de los preciosos momentos que pasamos con familia y amigos, y queremos siempre decorar nuestro hogar para llenarlo de espíritu navideño. La buena noticia es que algunas guirnaldas brillantes, una colorida corona de flores en la puerta o las luces que parpadean en la estantería pueden crear una gran sensación de alegría. Aquí tienes algunos consejos para decorar tu casa. 

1. Elige pocos colores y un estilo

Realmente, no importa mucho el estilo que escojas ni el color. Lo importante es que tu decoración navideña sea coherente. Hay colores que funcionan siempre, como el verde y el rojo tradicionales, pero también otros como el blanco que van genial con colores como el plateado o el dorado, y que simula la nieve.

2. Usa siempre el mismo motivo

Si te gustan las piñas, usa las piñas, si prefieres las estrellas, usa las estrellas. Los puedes combinar con los colores escogidos usando tamaños y acabados distintos para crear una decoración espectacular. Y si las iluminas, el resultado te encantará. 

3. Verde que te quiero verde

Sabemos que el verde funciona como color navideño. Y por eso puedes usar plantas, que den mucho verde. Tienes un montón de opciones: muérdago, flores de Pascua… y además, puedes jugar con sus maceteros y decorarlos a tu gusto. 

4. Busca un punto de atención 

Necesitas un punto en el que se pose la mirada, el lugar más importante de toda la sala. Por lo general, el más importante es donde se coloca el Árbol de Navidad, pero, si tienes chimenea, este es un lugar fantástico para dedicar el máximo esfuerzo decorativo. Puedes poner calcetines, velas, flores de Pascua…

Sea como sea, es importante que tu decoración navideña transmite esa sensación de felicidad y de alegría.